casanas.com.ar - María Elena Casañas
Qué es el Software Libre
Para entender bien qué es el software libre conviene conocer el significado de unos pocos términos técnicos. Los hallará explicados en el apartado A.
En el apartado B se resume la historia del software libre.
En el apartado C se vierte la definición de ‘‘software libre’‘ y se explican los atributos que lo caracterizan.
En el apartado D se desmitifican ciertos prejuicios que rondan al software libre.
Por último, en el apartado E se incluyen breves semblanzas de los pioneros y puntales en el desarrollo del movimiento del software libre.

A. Algunos conceptos técnicos
B. Breve historia del SWL
C. Concepto y atributos del SWL
D. Falsos mitos
E. Quién es quién en el SWL

Falsos mitos

Descargar el contenido en formato PDF (575Kb)

Contenido:

  1. Introducción
  2. Falsos mitos: "FUD"
  3. Falsos mitos: "HYPE"

1. Introducción

Según se ha visto en la parte ("Breve historia..."), el software existió siempre como "libre" en el sentido de que era libremente compartido entre los científicos, desarrolladores y usuarios. A principios de la década del ’80 se inaugura la modalidad del software privativo (el que priva al usuario de la libertad de ejecutarlo en la forma que le plazca, del acceso al código fuente, de la posibilidad de mejorar el programa, etc.). Por otra parte, ya finalizando ese mismo decenio, el abaratamiento de los componentes de hardware dio origen a un crecimiento exponencial de la producción de PCs destinadas al hogar y a la oficina.

La conjunción de estas dos circunstancias determinó que buena parte del software privativo se desarrollara a partir de entonces con la mira puesta en el usuario "doméstico", no técnico, que -munido de equipos de escritorio, individuales o en pequeñas redes- reclamaba programas adecuados para la actividad profesional y para el esparcimiento.

La "amigabilidad" de las aplicaciones, el manejo cada vez más sencillo, devinieron objetivos relevantes. Ya en 1980 Mac utilizaba en sus equipos una interfaz gráfica -creada por Xerox-, el sistema de "ventanas" que varios años más tarde sería tomado por Microsoft para su conocido sistema operativo "Windows". Es ilustrativa una interesante nota publicada en "Ámbito Financiero" el 20 de marzo de 1985 que, aunque trata sobre otro tema, hace una referencia a este hecho

Mientras tanto, los desarrolladores de lo que ya comenzaba a conocerse bajo la denominación común de "software libre", continuaban trabajando sobre la línea de productos para redes, servidores y, en general, equipos de alto rendimiento. Cuando aparece el kernel de Linus Torvalds, "Linux", y se integra con el sistema "Gnu" -estamos en los inicios de la década del ’90-, el software libre siguió todavía apuntando por algún tiempo al mercado referido, sin poner en la mira las particularidades de los ámbitos doméstico y de pequeña oficina.

Sin embargo, haciendo camino al andar, los programadores comenzaron a orientar sus productos a aquel público -por cierto muy numeroso-, y en veloz desarrollo la amigabilidad y la simplicidad de manejo se constituyeron en atributos del software libre. Citando a modo de ejemplo una de las distribuciones más populares: entre el viejo Red-Hat 6.0 y el actual Fedora 7, media un abismo.

Pero... "hazte fama y échate a dormir..."

Gnu-Linux siguió siendo, en el imaginario colectivo, el producto exclusivo para expertos, difícil, incompatible con todo, etc., etc., etc.

A medida que la cantidad de usuarios de los sistemas Gnu-Linux se iba incrementando, fueron apareciendo -no casualmente- nuevos "mitos" que apuntan a confundir al público y a desalentar su intención de acercarse a conocerlos.

"Antes el software libre tenía detractores.
Ahora tiene enemigos. Estamos creciendo"

...dijo alguna vez Richard Stallman. Así que...

¡a aventar falsos prejuicios llaman!

Veremos de ellos los más difundidos, con la esperanza de que luego pueda usted acercarse al software libre sin temores infundados, lo pruebe y forme opinión por sí mismo.

Y hablaremos de los que consideramos también otros "falsos mitos", los elogios desmesurados con los que algunos entusiastas intentan persuadir al usuario para que migre al uso de Linux, errónea actitud que sólo sirve a confundir al principiante en igual medida que los falsos mitos peyorativos, y a opacar las reales y grandes virtudes del software libre. Que son muchas.

Arriba

2. Falsos mitos: "FUD"

FUD Fear
Uncertainty
Doubt
Miedo
Incertidumbre
Duda

FUD: "estrategia de negocios encaminada a sembrar noticias falsas, vagas o sesgadas con el objeto de perjudicar a un colectivo, empresa o país. El término se originó para describir las tácticas desinformativas en la industria de la computación, desde donde se ha adaptado para distintos campos".
(Definición de Wikipedia en español)

Estrategia -me permito agregar- no sólo de negocios: al FUD recurren también los políticos ("si se va el Ministro Tal la economía se derrumba", para mantener en el cargo y en el poder al Ministro que hunde al país) y, en general, todos aquellos que precisan de un cierto grado de aprobación pública para retener clientes, votantes y consumidores en general.

Examinemos los bulos más frecuentes.

a. ¿Gratuito? Seguro que es malo.

En la parte A, "Concepto y atributos del SWL", hemos dicho ya que el software libre no es gratuito. Al igual que el software privativo, puede ser gratuito u oneroso. El "mito" del título falla desde el vamos con un error de base. Pero aún así vale la pena evaluarlo.

Si usted es un usuario de PC que se ha aventurado por estas páginas con el fin de dar sus primeros pasos en el "mundo linux", entonces apuesto a que es usuario de algún software privativo gratuito.

Citaré unos pocos ejemplos de programas que hallamos casi rutinariamente en los equipos provistos de plataforma Windows:

Lavasoft Ad-Aware SE Personal antiespías
Spybot Search & Destroy antiespías
AVG Free Edition antivirus
Zone Alarm cortafuegos

Estos programas, de excelente calidad, son recomendados por los expertos como imprescindibles para la protección de los equipos y de los datos en plataformas Windows. Todos tienen una versión freeware y una o varias versiones pagas. La diferencia entre una y otras reside en la cantidad de prestaciones. Otros productos con versiones freeware y pagas que usted seguramente usa o al menos conoce: Adobe Acrobat, WinZip, WinRar, etc.

A la vista de estos productos gratuitos ¿se puede sostener seriamente que gratuidad y mala calidad van de la mano?

Lo mismo que ocurre en el mundo del software privativo ocurre en el mundo del software libre: en ambos surgen productos de calidades diversas, desde los muy buenos hasta los muy malos. Pero hay una diferencia a favor del software libre: su desarrollo está sujeto a un proceso de revisión pública permanente, a cargo de usuarios y expertos de todo el mundo vinculados a través de internet, y -además- hay enorme competencia. De modo que si un producto es malo, simplemente desaparece.

Lo que no siempre ocurre en el mundo del software privativo.

Arriba

b. Es difícil de manejar, sólo para expertos.

Esto pudo ser cierto hace quince años. Pero hace quince años también usábamos D.O.S., a puro teclado y línea de comando, sin mouse y sin ventanas (salvo que usted fuera un privilegiado usuario de equipos Apple). Los productos destinados a correr sobre plataforma D.O.S. evolucionaron hasta los actuales que corren sobre plataforma Windows. El mismo camino -aunque con un ritmo distinto- siguieron los productos del software libre. Hoy los sistemas GNU-Linux son tan amigables como el que más.

Sin duda que para formar opinión fundada, nada mejor que la propia experiencia, pero podemos avanzar aquí algunos indicios. Veamos, a modo de ejemplo, las tres aplicaciones más utilizadas por el usuario estándar, a saber: el procesador de textos, la planilla de cálculo, el creador de presentaciones visuales. Comparemos las respectivas pantallas de inicio en la suite de oficina -software privativo- "MS Office", versión XP, y en la suite de oficina -software libre- "OpenOffice.org", versión 1.9.125. Actualmente OpenOffice tiene liberada la versión 2.2.0., pero a los efectos de esta comparativa resultan igualmente aptas las imágenes capturadas sobre la referida versión.

Clic sobre las imágenes para ampliarlas

PROCESADOR DE TEXTOS
Pantalla de inicio de Word Pantalla de inicio de Writer
Microsoft Word OpenOffice Writer
PLANILLA DE CÁLCULO
Pantalla de inicio de Excel Pantalla de inicio de Calc
Microsoft Excel OpenOffice Calc
CREADOR DE PRESENTACIONES VISUALES
Pantalla de inicio de Power Point Pantalla de inicio de Impress
Microsoft PowerPoint OpenOffice Impress

Le dejo esta pregunta:

¿Puede ser tan "difícil de manejar", tan "sólo para expertos",
algo que es tan igual a lo que ya tanto conocemos?

Mientras repasa las imágenes y piensa la respuesta, termino con este comentario: no hay un Windows fácil y un Linux difícil. Lo que pasa es que, como primera generación de usuarios de PCs, con lo que nos encontramos fue con Windows y Windows fue lo que aprendimos a usar, lo que tuvimos que aprender a usar.

Hoy hay opciones. Elegir entre ellas exige primero, conocerlas; y, segundo, sacudirnos algo de la confortable inercia que nos crean las rutinas. Eso es todo.

Arriba

c. Es incompatible con otras plataformas [windows]

Uno de los objetivos de los usuarios de software es el intercambio de información. Es sensato, entonces, preguntarse si los archivos o ficheros generados con productos del software libre podrán ser leídos por productos del software privativo.

La respuesta resonante es: .

Los formatos libres garantizan la libertad de los usuarios para intercambiar información con todo el mundo, independientemente de la aplicación que utilicen. GNU-Linux es la plataforma que más busca sujetarse a los estándares. Existen estándares para todo, desde aquellos que definen cómo se debe comportar un manejador de ventanas hasta el formato de las hojas de cálculo, y los desarrolladores de GNU-Linux son muy respetuosos de apegarse a todas esas reglas.

Por eso no sólo los archivos o ficheros generados con productos del software libre podrán ser leídos por productos del software privativo, sino que también los archivos o ficheros generados con productos del software privativo -como MS Word- podrán ser leídos por productos del software libre -como OpenOffice.org Writer-. La compatibilidad es de "ida" y de "vuelta".

No tema. Cuando migre a GNU-Linux usted no quedará aislado del mundo.

Arriba

d. No hay innovación.

Si usted está conectado a este sitio web es gracias al software libre.

Una de las grandes innovaciones que han hecho los sistemas abiertos es internet. El protocolo TCP/IP que da vida a la red fue desarrollado por el equipo BSD de la Universidad de Berkeley y fue liberado bajo la BSD License.

Sistemas de monitoreo de redes; el servicio DNS (Domain Name System, que convierte los IP de las computadores en nombres de dominio); el servidor de correo electrónico SendMail; el servidor web Apache, todos son creaciones del software libre.

La configuración de perfiles de usuario tal como fueron presentados -se los tildaba de "novedad"- en Windows XP forma parte de los sistemas GNU-Linux desde siempre. La generación de archivos .pdf por cada una de las aplicaciones de la suite de oficina MS Office -otra "novedad" anunciada para la versión 2006-, forma parte de OpenOffice.org desde su primera versión.

El escritorio tridimensional está incorporado hace tiempo a las distribuciones GNU-Linux. Y funciona sobre mucha menos memoria RAM que la exigida por "Aero" de Windows Vista.

Conclusión: eso de la falta de innovación no sólo es un "falso mito", sino que -por añadidura- la creatividad de los desarrolladores del software libre ha obligado al software privativo a incluir en sus productos recursos creados mucho antes por aquéllos.

Arriba

e. No hay aplicaciones.

Cuando usted se adentre un poco más en el "mundo Linux" se encontrará con que el problema no es la falta de aplicaciones: ¡el problema es elegir entre tantas de altísima calidad para una misma función!
Aquí van algunos ejemplos:

Suites de oficina OpenOffice.org
KOffice
Gnome Office
Star Office
Funciones avanzadas, herramientas de integración
Procesadores de texto Abiword
KText
Más livianos que una suite, ideales para equipos con recursos de hardware reducidos
Planillas de Cálculo Gnumeric
Entornos de escritorio

KDE
GNOME
XFCE
WindowMaker
FluxBox
OpenBox
Enlightenment

En GNU-Linux el entorno de escritorio es un programa separado del sistema operativo. No existe sólo uno, sino muchos, para todos los gustos y necesidades. Y puede haber más de uno instalado en nuestro equipo.
Navegadores web Mozilla Firefox
Konqueror
Epiphany
Galeon
Inmunes a código malicioso, férreos ante el popup.
(Ponga a prueba su navegador ingresando en
www.popuptest.com)
Clientes de correo Mozilla Thunderbird
Evolution
Kmail
Con herramientas originales, como -por ejemplo- generación de plantillas
Firma digital y encriptado GnuPGP
TrueCrypt
Herramientas de seguridad
Gestor de actividades Novell Evolution
Kontact
Para manejar nuestra agenda e información personal
Finanzas personales GnuCash Administra múltiples cuentas en una simple interfaz de usuario
Dibujo / Fotografía Gimp Uno de los mejores editores de bitmaps y retoque fotográfico del mundo
Grabación de CDs y DVDs K3B
GToaster
Para quemar CDs y DVDs sin quemarse las pestañas
Multimedia MPlayer
Xine
Para ver todo tipo de películas
Audio Grip
KMid
Para oír música en distintos formatos
Reproductor de MP3 XMMS Con gran número de plugins: acepta skins de Winamp
Mensajeros instantáneos

Gaim
Jabber
Kopete

Compatibles con MS Messenger, Yahoo Messenger, ICQ, etc.

Esta es solo una pequeña muestra. Encontrará:

Tenga en cuenta que cada distribución realiza su propia selección de aplicaciones, y -aunque generalmente traen varias para una misma función- eso soluciona bastante bien el problema de optar por unas u otras. También es probable que su primera instalación de un sistema GNU-Linux usted la realice asistido por un técnico experto en GNU-Linux, quien le ayudará en la elección de las más adecuadas para su actividad y gusto personal.

¡Y dicen que no hay aplicaciones...!

Arriba

f. No hay servicio de atención al cliente, o ayuda al usuario

Primero nos vamos a poner de acuerdo en qué significa "servicio de atención al cliente". Creo que todos pensamos en el que el fabricante pone a disposición del usuario de sus productos, sin cargo, para proveerle, por un lado, de parches que optimicen la calidad y la seguridad del producto de que se trate; y, por otro, de especialistas que nos asesoren y resuelvan dudas o problemas, ya sea mediante una línea telefónica dedicada, por mensaje de correo (e-mail), o por mensajería instantánea (chat).

Si esto es así ¿cuenta usted realmente con "servicio de atención al cliente"?

  • Sí, si sus programas instalados están debidamente licenciados;
  • Sí, si el fabricante no ha decidido -todavía- cancelar ese servicio;
  • Sí, si no es usted adquirente de una excelente y costosa notebook en la que vino preinstalado un sistema operativo cuya versión no tiene cobertura en el país en que usted reside, circunstancia de la que sólo tomará conocimiento el día en que necesite y acuda al servicio de atención al cliente, el que le será amablemente denegado.

El punto primero es obvio. Usted sabrá la respuesta válida para su situación personal.

El punto segundo se entiende mejor si tomamos como ejemplo el caso de Windows 98. A fines del año 2003 Microsoft anunciaba la finalización del servicio de atención al cliente para ese producto, lo que luego de una prórroga se concretó el 11 de junio de 2006, aunque las actualizaciones para Windows 98 y Windows Millenium Edition finalizaron antes, el 30 y el 31 de diciembre de 2003, respectivamente.

Windows NT no tiene soporte desde el 31 de diciembre de 2005, y Windows XP SP1 no lo tiene desde el 10 de octubre de 2006. Y puesto que es política de Miscrosoft prestar servicio de atención al cliente durante siete años, ya sabemos que la cancelación del soporte para Windows Vista se producirá en 2012. Al tiempo de redactarse este texto (septiembre de 2007), los productos para usuarios domiciliarios tienen cobertura a partir de Win XP SP2, MS Office 2000, MS Windows Media 7.0, etc. Puede verse el listado completo en la página de Microsoft dedicada a Ayuda y Soporte Técnico.

El punto tercero alude a equipos en los que el fabricante del hardware ha instalado alguna versión especial del software, por ejemplo, Windows XP Media Center Edition. Sólo tiene cobertura en USA. Y si el servicio de atención al cliente del fabricante del hardware es malo, peśimo o inexistente en su país... resignación, usted tendrá que contratar -y pagar, claro- a un técnico experto que le resuelva el problema de que se trate. Suponiendo que encuentre tal experto. Porque no olvide que estamos hablando de software privativo, de software que no permite acceso al código fuente y que, por lo tanto, no permite saber a ciencia cierta dónde está el problema. De lo que deriva que si su técnico no ha sido instruído en cuál es la tecla a pulsar para solucionar el específico problema que presenta su equipo... mal pronóstico.

Lo destacable es que el proveedor del software tiene absolutamente en sus propias manos la decisión de prestar o no el servicio de atención al cliente. Suprimir esos servicios ¿es una decisión arbitraria? ¿Es "legal"? ¡Claro que es legal! El CLUF, "Contrato de Licencia de Usuario Final", aceptado por el usuario al instalar un programa Microsoft -si no lo acepta no puede instalarlo- dice esto (los destacados en negrita y cursiva son nuestros):

Servicios de soporte técnico. Microsoft podrá prestar servicios de soporte técnico para el SOFTWARE ("Servicios de soporte técnico"), a su entera discreción. El uso del Soporte técnico, si lo hay, se rige por las disposiciones y programas de Microsoft que se describen en el manual del usuario, en la documentación "en pantalla" o en otros materiales proporcionados por Microsoft.
(El texto completo del CLUF de Microsoft está en nuestra página "Proyecciones > Licencias")

Podemos concluir, entonces, que el servicio de atención al cliente que el usuario de productos Microsoft tiene por absolutamente seguro... en realidad pende de un delgado hilo. Cuando la empresa lo decide, no más parches, no más consultas.

Esta discontinuidad forma parte de una moderna estrategia de mercado, cual es la "obsolescencia planificada": hay que sacar un producto del mercado para penetrar con otro. ¿Mejor calidad? Claro que no (¿recuerda Windows Millenium Edition?).

El objetivo es imponer al usuario la "necesidad" de comprar. De comprar la nueva versión de software. De comprar nuevo hardware para satisfacer las exigencias de la nueva versión de software, cuidadosamente preparada para que a usted no le sirva más ese arcaico equipo que adquirió hace ya la friolera de tres años.

Aclarado esto, veamos qué recursos le ofrece el software libre como "servicio de atención al cliente", o "ayuda al usuario".

1. Si usted es usuario de una distribución GNU-Linux adquirida mediante el pago de precio, entonces cuenta con el "servicio de atención al cliente" que brinda la empresa productora de la distribución.
Vea, a modo de ejemplo, las páginas de Red Hat, Mandriva, OpenOffice, etc. También hallará en el lugar de su residencia empresas pequeñas y medianas dedicadas a la prestación de servicios a usuarios de software libre.

2. Si usted es usuario de una distribución GNU-Linux gratuita, cuenta con los siguientes recursos de ayuda:

  1. Sitio web oficial de la distribución, donde encontrará foros y páginas de FAQs.
  2. Foros no oficiales de usuarios de su distribución.
  3. Listas de correo, oficiales y no oficiales.
  4. Buscadores, donde introduciendo el tema de su consulta encontrará muchos foros donde ya ha sido tratado. Recuerde que Google en español tiene una sección dedicada al software libre (www.google.com.ar/linux).

El experto Dardo A. Valdez ha publicado en http://www.starlinux.net/ una guía de soporte gratuito en Linux, cuya lectura recomiendo. La edición es del año 2004, pero es breve, amena y completa; y -por el tipo de contenido-sigue siendo válida para el principiante.

Hay un aspecto que conviene señalar:

  • Las empresas pueden decidir cancelar un soporte técnico.
  • Las empresas pueden desaparecer.
  • Las comunidades de usuarios no desaparecen.

Piénselo.

Vamos a dedicar algunos párrafos a los "LUGs".

¿Qué son?

Son los "Linux Users Groups", grupos de usuarios de software libre (Linux) que se agrupan para difundir el software libre, intercambiar experiencias, trabajar colaborativamente en el desarrollo y mejora de programas, y dar ayuda a los principiantes.
Existen en todo el mundo. Si quiere ver qué LUGs hay en Argentina, vaya al sitio web de Usuarios de Software Libre de Argentina. Y para ver los LUGs del mundo, visite Linux OnLine.

¿Qué hacen?

  • Ofrecen periódicamente conferencias introductorias.
  • Alojan foros en sus sitios web.
  • Responden las consultas de principiantes.
  • Intercambian experiencias entre los desarrolladores.
  • Los más activos organizan "installfests", jornadas y congresos. Las "installfests" son encuentros a los que los usuarios son invitados a concurrir portando sus equipos (el organizador provee el monitor) y son guiados por expertos para la instalación de una distribución GNU-Linux.

El LUG de la ciudad de Buenos Aires, Argentina -donde resido- es CaFeLUG ("Linux Users Group de Capital Federal"). Navegue su sitio web, http://www.cafelug.org.ar/, y hallará nutrida información sobre los distintos tipos de actividades que desarrolla la entidad, así como de los importantes eventos anuales que organiza.

Aquí damos fin al tratamiento de los más difundidos falsos mitos sembrados por el "FUD". No puedo saber si usted optará o no por migrar al software libre, pero habré logrado buena parte del propósito que inspiran estas líneas si al menos ha podido acercarse a investigarlo, libre de temores y prejuicios.

Arriba

3. Falsos mitos: HYPE

HYPE Hyperbole Exageración

Dijimos al inicio de este capítulo que habríamos de hablar también de las ponderaciones desmesuradas con las que algunos admiradores apasionados del software libre intentan persuadir al usuario para que migre al uso de Linux. Una actitud motivada, sin duda, por el entusiasmo, no por mala fe. Pero, en nuestra opinión, equivocada.

  • "En software libre encontrarás todo igual"
  • "No hay nada diferente a lo que tenías"
  • "Pones el CD de instalación en la lectora y en unos minutos estás usando software libre"

No es tan así.

Quien lleva ya unos cuantos años utilizando computadoras con software privativo conoce su manejo, se ha habituado a sus programas y ha creado con ellos herramientas personalizadas que agilizan su tarea cotidiana. Si ese usuario transitó por las migraciones, por ejemplo, de DOS a Windows o de Windows 98 a Windows XP, sabe que el cambio de programas, aún de los provenientes de un mismo fabricante, conlleva un proceso de adaptación. Un proceso en que más que aprender a manejar la nueva versión de los programas es necesario "desaprender" lo aprendido mientras se utilizó la anterior.

Migrar del software privativo al software libre no es distinto. Habrá que elaborar nuevas rutinas, y aprender algunas cosas.

El usuario tiene que ser informado de con qué va a encontrarse durante su migración al software libre:

Primero, porque si proclamamos la libertad y queremos ser coherentes con nuestras convicciones, debemos proveer al usuario del conocimiento suficiente como para que sea él mismo quien elija migrar, merced a una decisión informada y libre.
Segundo, porque un usuario que no ha sido advertido de los aspectos en que hallará diferencias con lo que ya conoce, podría percibir esas diferencias como obstáculos, quizás como grandes obstáculos. Y no sería extraño que entonces renunciara para siempre a su intención de migrar a linux.

No queremos eso. Queremos un usuario que, habiéndose interesado por conocer el software libre y habiendo decidido migrar, pueda hacerlo sabiendo cuál es el camino y cuál es la mejor manera de recorrerlo. Queremos un usuario que se regocije descubriendo las bondades y los magníficos recursos del software libre, y no que se sienta desilusionado ante diferencias ("¿no era que era todo igual?") que le fueron escamoteadas.

En este capítulo vamos a mostrar un par de esas diferencias que es bueno sean conocidas de antemano por el aspirante a convertirse en usuario de software libre, aspectos que con frecuencia provocan cierta perplejidad. Ellas son:

  • el proceso de instalación
  • la organización del sistema de archivos o ficheros

a. Instalación

Si usted es un usuario que llama a su técnico informático cuando instala su sistema Windows o cada vez que le agrega o le quita un programa, entonces no tendrá más problema que asegurarse de que su técnico sea experto en GNU-Linux.

Si, por el contrario, usted es un usuario avanzado que maneja por sí mismo sus procesos de instalación y desinstalación de sistema operativo y programas privativos, va a querer instalar su primera distribución GNU-Linux. ¡Excelente!

Pero sepa de antemano que en el proceso de instalación se le pedirá definir y crear particiones; asignarles una medida; elegir alguno de los varios formatos de sistema de archivos existentes (Ext2, Ext3, ReiserFS, XFS, JFS, son los más conocidos); establecer puntos de montaje. Más adelante tendrá que seleccionar los paquetes de software así como los programas de cada paquete que desea instalar. La oferta de su distribución sin duda es generosa y tendrá para elegir entre varios procesadores de texto, varios reproductores de multimedia, un par de programas para administrar el arranque si es que va a tener instalados en su equipo Windows y su nuevo linux... etc., etc., etc.

No es frecuente que el usuario no informático maneje particiones o sepa qué es un punto de montaje. Esta es una etapa delicada en el proceso de instalación de un sistema GNU-Linux, que cada quien decidirá, de acuerdo a su grado de conocimiento del tema, si está en situación de abordarla con solvencia.

Otro punto es que cuando recién nos iniciamos en el uso de programas libres, es muy probable que no conozcamos aún sus nombres, lo que hará prácticamente imposible que podamos elegir con acierto los que queramos instalar.

Aquí es prudente sopesar la propia capacidad para realizar estas tareas. Y si no puede instalar por sí mismo su primer software libre, no se preocupe ni se desanime: recurra a un técnico experto en GNU-Linux que le deje su equipo afinado como el mejor de los Stradivarius, y empiece a usar ya las aplicaciones de que usted se valdrá a diario.

Dése su tiempo. Si lo ha hecho antes con el software privativo, no dude de que pronto podrá instalar sin problemas un sistema GNU-Linux completo, más aun cuando hoy, en la gran mayoría de las distribuciones, las mejoras de los instaladores están avanzando a pasos agigantados.

Me atrevo a afirmar que si usted -usuario de PC, no profesional de la informática- pudo aprender a instalar y desinstalar su sistema operativo y sus programas siguiendo un determinado proceso, no hay razón para que no pueda aprender otro que simplemente es diferente.

b. La estructura del sistema de archivos o ficheros

Por convención, una estructura de sistema de carpetas y archivos se representa como un "árbol" y lo llamamos así, “árbol de directorios”. Un árbol dado vuelta, cierto, porque la raíz está arriba y la copa abajo. Pero lo venimos viendo hace mucho y la costumbre nos ha ayudado a aceptar esta metáfora discordante.

El "árbol" de Windows se inicia en la carpeta "Mi PC", representativa del equipo en su totalidad, de la que dependen los diversos dispositivos de almacenamiento: disco/s rígido/s, disquetera, lectoras y grabadoras de CD y DVD, etc. Cada dispositivo de almacenamiento está representado por un directorio o "carpeta" designada con una letra convencional.

Las imágenes que siguen -con algunas variables según esté configurado cada equipo- seguramente le son familiares:

Estructura de distribución de carpetas y archivos en Win 98 Estructura de distribución de carpetas y archivos en Win XP

Vamos a suponer una estructura sencilla sobre plataforma Windows: un único disco rígido con una sola partición. En ese caso, la disquetera será A:\ (usted ya sabe que la letra B: está reservada para una segunda disquetera), la lectora de CD será D:\, etc.. Cada letra opera a modo de directorio raíz de cada uno de los dispositivos.

El disco rígido (o partición primaria activa, para ser más precisos) está representado como una carpeta designada con la letra C:\. Dentro de ésta encontraremos, entre otras, las carpetas "Archivos de Programas" y "Windows" conteniendo ésta el sistema operativo. La ubicación de "Mis documentos" -donde el usuario guarda sus archivos- es diferente en Win 98 y en Win XP.

Si representamos en un esquema simple tal estructura de sistema de archivos, veremos esto:
En un sistema GNU-Linux la estructura de distribución de archivos es bastante distinta, tal como se ve en esta imagen:

Cuanto menos, inquietante... ¿verdad?

Pero... permítame una pequeña prueba. Le pido que contemple nuevamente la primera de las dos imágenes, donde deliberadamente los componentes físicos han sido designados con denominaciones y siglas que usted ha reconocido sin inconveniente. Ahora póngase, por un momento, en la mente de alguien que nunca usó una computadora y que por primera vez está viendo lo que para usted es familiar. ¿No cree que ese "árbol" de la primera imagen puede resultar tan enigmático como el de la segunda?
Eso es lo que ocurre cuando hemos trabajado mucho tiempo con un esquema y nos presentan otro: hay que empezar a comprenderlo. Como dijimos antes, hay que desaprender lo aprendido para aprender algo nuevo. Y en esto nuevo que le presenta el software libre no hay nada de lo que usted no pueda apropiarse si se lo propone.
En el cuadro siguiente hay una explicación sucinta de qué significa cada uno de esos “misteriosos signos cabalísticos” que penden de la barra o slash.
Pero antes aclaremos algo sobre la terminología: en GNU-Linux no se habla de "carpetas" sino de "directorios" (como cuando usábamos D.O.S. ¿se acuerda?). Y tanto archivos como directorios reciben la denominación genérica de "ficheros".
Observe ahora esta tabla:

Directorio Descripción
/ Es la raíz del sistema de directorios.
/etc Contiene los archivos de configuración del sistema.
/home Contiene los archivos personales de los usuarios. Por ejemplo, /home/maría es el directorio de la usuaria María; /home/juan es el directorio del usuario Juan
/bin "Bin" es la abreviación de binaries, o ejecutables. Es donde residen la mayoría de los programas esenciales del sistema.
/dev Contiene archivos simbólicos que representan partes del hardware, tales como discos duros, memoria...
/mnt Contiene subdirectorios donde se montan (se enlaza con) otras particiones de disco duro, CDROMs, etc.
/tmp Muchos programas tienen la necesidad de generar cierta información temporal y guardarla en un fichero temporal. El lugar habitual para esos ficheros es en /tmp
/usr Contiene una serie de subdirectorios que contienen a su vez algunos de los más importantes programas y ficheros de configuración usados en el sistema
/sbin Comandos administrativos. Almacena programas esenciales del sistema, que usará el administrador del sistema
/lib Librerías compartidas. Estos ficheros contienen código que compartirán muchos programas. En lugar de que cada programa contenga una copia propia de las rutinas compartidas, estas son guardadas en un lugar común, en /lib. Esto hace que los programas ejecutables sean menores y reduce el espacio usado en disco
/var Contiene directorios que a menudo cambian su tamaño o tienden a crecer: archivos de log (registro de actividad) de programas, bases de datos, contenidos del servidor web, copias de seguridad...
/proc Es un "sistema de ficheros virtual". Los ficheros que contiene residen en memoria RAM, no en un disco. Permiten obtener información acerca de qué programas y procesos están corriendo en un momento dado.
Estructura de directorios en un sistema GNU-Linux

Esta es la forma en que -con algunas pocas variaciones- se presenta el ''árbol'' del sistema operativo GNU-Linux. Es posible que no le resulten del todo claras las explicaciones. No importa. De a poco las irá comprendiendo. Por ahora es suficiente que usted conozca que hay más de una forma de organizar el sistema de archivos y que la de las distribuciones libres es distinta de la de Windows.

En GNU-Linux hay un único directorio raíz, representado por la barra ( / ) o slash (ver la primera fila de la tabla después del título). De él dependen todos los directorios del sistema. Esta arquitectura no relaciona cada dispositivo físico de almacenamiento con su respectivo directorio raíz, como ocurre en Windows, sino que se basa en una distribución lógica diferente. Aquí cada dispositivo físico es sólo un subdirectorio dentro del directorio /dev ("dev" por "device") que debe ser "montado" en el directorio /mnt.

Pero esto no es lo importante para usted, al menos por ahora. Lo que usted se está preguntando es:

¿Dónde están mis archivos?
¿Dónde "mis documentos"?

Dependiendo de / , hay un directorio denominado "home" (ver la fila de la tabla destacada en color). Dentro de éste hay un subdirectorio por cada usuario. Y dentro de cada uno de esos ficheros o subdirectorios se guardan los archivos de usuario y sus configuraciones personales. Si usted es usuario de Win XP, encontrará que el directorio "home" cumple las mismas funciones que la carpeta "Documents & Settings".

En las distribuciones de software libre tanto los archivos como los directorios tienen "permisos" -lectura, escritura, ejecución- que se aplican a tres ámbitos: usuario, grupo y otros. Esta arquitectura contribuye a dar al sistema la robustez y seguridad que lo caracterizan. Aclaremos que también el sistema operativo Windows maneja permisos, pero los usuarios suelen no saberlo.

Todo esto ¿es difícil? Cuando nos reponemos de la sorpresa de ver un "árbol" de otra especie y del fugaz desconcierto de no saber dónde se han metido nuestros valiosos archivos de usuario... bueno, se entiende por qué decimos que GNU-Linux no es difícil sino diferente.

Arriba

Migrar de un sistema informático a otro es un cambio, y -en general- nos resistimos a ellos.

Si usted es usuario de PCs desde hace bastante tiempo, hubo un día en que tuvo que migrar de D.O.S. a Windows, y aunque éste le ofreciera novedades amigables como las ventanas y el uso del mouse, fue un cambio que hubo que asimilar.

(Déjeme contarle algo personal: en esa migración perdí una enorme cantidad de utilísimas macros generadas por mí con el procesador de textos Word5 -mi principal herramienta de trabajo- que no han podido ser sustituidas por otras que las igualen en desempeño y rendimiento).

Y si su inicio en el uso de estos equipos es más reciente, quizás haya pasado ya por la migración de Win98 a WinXP, en cuyo proceso tuvo que aprender cosas nuevas.

Estas experiencias nos dicen, uno, que toda migración requiere siempre algún grado de esfuerzo por parte del usuario; y dos, que el esfuerzo vale la pena porque da paso al disfrute de las innovaciones que nos ofrece cada nuevo producto.

Sin falsos mitos, ni FUD ni HYPE. Con buena información.
Observando el recorrido en un mapa antes de emprender el viaje.

Es la manera de abordar un proceso de migración
que le deparará grandes satisfacciones.

Arriba

Novedades
Creative Commons License
seis:veinte | producciones multimedia